True love…

ecard - o amor verdadeiro respeita a liberdade

True love respects the freedom and the free will of the other individual. All of those who try to enforce some kind of feeling upon someone else will live a life of lies, because the true love is a powerful feeling that requires freedom. To try and imprison someone is to end up by imprisoning ourselves with our own obsessions. We cannot own someone, but should walk side by side with them, always preserving the true meaning of our existence, which is the individuality of the spirit.

(extracted from The Truth Never Dies – life never ceases)

Advertisements

Mariposas en el jardin

Sobre Mariposas en el Jardín

 

Mi primera novela, La Verdad Nunca Muere, llevaba publicada tan sólo unas semanas, cuando llegué a Miami para mis vacaciones. Todavía me sentía sumamente emocionado y feliz por haber sido capaz de publicar el libro en Europa y en Estados Unidos. Estaba experimentando ese tipo de sensación de logro que asume tu control de vez en cuando y te hace sentir como un niño pequeño otra vez.

Recuerdo que estaba haciendo cola en la frontera de inmigración en el Aeropuerto Internacional de Miami, esperando a ser visto por un oficial de inmigración, cuando un hombre delante de mí comenzó a hablar. Al igual que yo, venía de Inglaterra. Me dijo que se dedicaba a las finanzas y, que como hobby, tocaba la guitarra y componía canciones. Según él, cada vez que necesitaba algo de inspiración iba a Miami, lugar que él consideraba una fuente de inspiración y de creatividad. Allí mismo, de pie en esa fila, sintiéndome adormilado, miré a ese hombre y pensé, “Quizás sea hora de inspirarme otra vez y de escribir mi segunda novela”.

Al día siguiente, estaba sentado junto a la piscina cuando algunos amigos de Inglaterra comenzaron a mandarme menajes al móvil. Me estaban dando la noticia de que La Verdad Nunca Muere había alcanzado el número uno en la lista de los libros más vendidos por Amazon Estados Unidos. No me lo podía creer. Cogí mi tablet y lo comprobé. Era cierto. Mi primera novela había sido leída por miles de personas en Estados Unidos. Inmediatamente me arrodillé, cerré los ojos y agradecí a Dios por esa bendición. Al mismo tiempo, dije: “Dios, si tu deseo es que escriba otra novela, por favor, ayúdame con la inspiración”.

Bueno, no pude recibir una respuesta mejor y más fuerte de Dios. Esa noche, mientras estaba durmiendo, volví atrás en el tiempo. Más precisamente, me remonté al siglo XV. Vi a dos mujeres a caballo. Estaban huyendo de algo o de alguien. Podía sentir su miedo. Pronto, vi hombres a caballo, galopando a través del campo. No llevó mucho tiempo antes de que alcanzaran a las dos mujeres que estaban huyendo. london 2013Vi cómo esos hombres las capturaban y torturaban con la misma crueldad que describo en este libro.

Cuando la visión se desvaneció, estaba sentado en mi cama. Tenía sudor corriendo por todo mi cuerpo. Sentí el miedo y la desesperación de esas dos mujeres. Pude oler la brisa de esa noche en el bosque, allá en el siglo XV. Era la inspiración que antes le había pedido a Dios. Durante esa semana de vacaciones en Miami, recuerdo ver caballos por todas partes. Vi caballos en anuncios de revistas. Vi caballos como parte de la decoración de las tiendas e impresas en las camisetas de la gente. Al finalizar esa semana en Miami, no tenía dudas. Tenía que escribir la historia de esas dos damas.

The truth never dies

The idea of writing The Truth Never Dies came from the desire to share with others the comfort I found with the Spiritism doctrine and its teachings about the afterlife. I was only eight years old when my mother passed away and as it happens with everyone who has lost someone whom we deeply love, I went through a lot of suffering and pain. As everyone who has gone through this circumstances I also had to carry on my with life. When I was a kid I remember to go to bed at night, switch off the lights so my father wouldn’t see me and then when I knew no one was watching I would cry and beg for my mum to come back. I grew up pretending I was strong and pretending I could face it but deep down I was still that little boy waiting for mum to come back home. It was later in life that sorrow and sadness took over and I had to decide to go in search of the answers. Well, I found my strength and found my answers by deeply believing that our lives are infinite and that we are on a continuous evolutionary process. I still miss my mother as I do miss all the others whom I love and have passed away though the pain isn’t there anymore because I learnt that we don’t die. We only continue to progress. The separation is only temporary and I am sure of it. I confess it would be almost impossible for me to have continued with my life, being so positive, if it wasn’t for the assurance and certainty that we will all reunite again with those we dearly love and have already passed away. I hope this novel has served its purpose of comforting all of those who have been broken heart. Try and imagine death as the freedom of our spirits towards the way back home. http://www.amazon.com/The-Truth-Never-Dies-Ceases-ebook/dp/B008FLAYNY